Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

¿Qué elegir parto natural o cesárea?

Por la Dra. Carmen Mantellini

Las pacientes primerizas sobre todo, se hacen esta pregunta a lo largo del embarazo, y lo cierto es que no hay una respuesta igual para todas.

La vía del parto es difícil de determinar antes de la semana 39, que es cuando está ya por terminar el embarazo y ¿por qué? Porque la dinámica entre el bebé por venir y la pelvis de su mamá cambia a lo largo del embarazo y no es hasta esa fecha que podemos estimarlo.

Aunque algunos colegas sigan solicitándolo, las radiopelvimetrías no se justifican para saber si es posible tener un parto natural o no, porque existan otras circunstancias que pueden cambiar esta decisión, y porque como mencionaba, la relación entre el bebé y la pelvis de su mamá se va modificando en la medida que vaya descendiendo y acomodándose antes del trabajo de parto.

Existen factores fetales, maternos y propios del trabajo de parto que pueden ayudarnos a entender cuál será la vía del nacimiento.

Entre los factores fetales están un peso muy grande que va a dificultar su paso por el canal del parto, presentaciones diferentes a la presentación cefálica o de cabeza que pueden contraindicar su nacimiento por esa vía.

La confirmación de circulares de cordón que puedan poner en riesgo una adecuada progresión del trabajo de parto, entre otras.

Entre las causas maternas, la más frecuente es la presencia de desproporción feto pélvica, esto es, que bien sea por el tamaño del futuro bebé o por las características de la pelvis de la futura mamá, no hay concordancia entre ambas y por ende, no puede ocurrir el paso del bebé hacia el canal del parto. La presencia de lesiones maternas que impidan el descenso del bebé como por ejemplo, miomas o en el caso de enfermedades oncológicas, como el cáncer de cuello uterino, que impedirán un trabajo de parto.

Existen también circunstancias propias del trabajo de parto, como por ejemplo sufrimiento fetal, falta de progresión del trabajo de parto, procidencia del cordón umbilical, que van a desencadenar en la decisión de realizar una cesárea para lograr el nacimiento.

Lo importante es que sin importar la vía que sea, logremos el bienestar del bebé y su mamá, principalmente gracias a un control prenatal cercano y frecuente. El parto natural permite una incorporación casi inmediata a tus actividades cotidianas, pero requiere de tiempo y esfuerzo hasta lograr el nacimiento.

La cesárea por su parte, si bien necesita una recuperación más prolongada, minimiza el impacto en los músculos del piso pelviano.

Lo importante es conocer y conversar todos estos aspectos con tu médico de confianza, tomando en cuenta no sólo tus deseos sino los riesgos y beneficios de cada vía en caso de que puedas elegir.

Para conocer mucho más sobre este tema visita mis redes sociales @dramantellini

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados